martes, 18 de febrero de 2014

NO DEJES DE SOÑAR

A veces acompaño mis tareas con música. Enchufo la radio y me dejo llevar por el ritmo aleatorio de las reproducciones musicales de cualquier emisora. Hace unas semanas mis oídos se encontraron con una canción de un cantautor reconocido en la música española. Manuel Carrasco es su nombre y su canción No dejes de soñar.
Acompañada con un ritmo dinámico y ascendente, la letra es un canto al optimismo con el que debemos afrontar la vida. El autor grita repetidamente y con distinta tonalidad: ¡Amigo!, no dejes de soñar, te quiero. Es una de esas frases sencillas que todos deberiamos ofrecer y recibir, porque reconforta y ayuda al ser humano a realizar su función vital: vivir feliz. Además es una verdad universal, nunca debemos abandonar a los sueños, porque más que utopías son ideales de cuya realidad depende nuestra felicidad. Así pues, amigo, no dejes de soñar: con tu amor ideal, tu profesión ideal, incluso con todos aquellos ideales que se encuentran en la frontera de la utopía. Todos ellos alimentarán tus ganas de vivir, porque no hay nada que deba otorgar más vitalidad al ser humano que saber que, a pesar de una posible realidad pesada, su vida ideal está aguardando el momento de hacerse realidad.