miércoles, 1 de enero de 2014

El PRIMER DÍA DEL AÑO

El primer día del año es un homenaje a la inactividad. El sueño se prolonga hasta bien entrada la mañana y pasamos mayor tiempo tendidos que en pie. Es un día para comer con moderación las sobras del copioso banquete de la Nochevieja, reposar la resaca de sus celebraciones y seguir disfrutando de las personas que realmente nos importan. Es un día especial, de los pocos que hay a lo largo del año. Mañana volveremos a ser lo que verdaderamente somos: personas rutinarias.